google-site-verification: google36849afd5129de88.html B.A.Rock – MHLH Radio

Entre la leyenda y la realidad

En la primera jornada actuaron Catupecu Machu, Los Gardelitos, Las Pelotas y La Vela Puerca, entre otros, pero lo más interesante musicalmente fue el encuentro entre Litto Nebbia y Pez. León Gieco se bajó el festival (ver final de la nota).

A 35 años de su última edición, el sábado, en el estadio Malvinas Argentinas del barrio de La Paternal, volvió el B.A.Rock: la madre de los festivales masivos de rock en la Argentina. Pero lo hizo de la forma más inesperada: envuelto en polémicas y cancelaciones, así como sostenido en una grilla que pecó por apostar por lo seguro e ignoró el futuro y la diversidad de la escena local. Aunque sí se encargó de redimir a sus próceres. Y es que quizá el mayor traspié de esta noble vuelta fue confiar en la mística en una época malograda por el escepticismo y definida por la toma de posturas. Incluso en la música. De hecho, Fernando Ruiz Díaz, líder de Catupecu Machu, lo hizo, y por si fuera poco metió en el revuelto de gramajo que contextualizó al evento, pero de forma sugerente, a Daniel Grinbank. “Organizan Depeche Mode y U2, y éste es ‘el show’ del rock argentino. Y costó mucho hacerlo porque además no hay espónsors. Siempre los putean a ellos (los productores) porque hubo bandas que se bajaron, y pido disculpas a los que sacaron su entrada para ver a un pequeño grupo”.

La bajada de línea de Ruiz Díaz sucedió, en el ocaso de la tarde, a manera de introducción del tema poguero de su agrupación: “Dale!”.

Previo a eso, el repertorio de Catupecu Machu, cuya continuidad fue confirmada por su frontman durante su performance, debido a que está por estrenar un proyecto paralelo, Vanthra, apeló a “La piel del camino”, “Confusión” y “Perfectos cromosomas”. También hubo covers: “Plan B”, de Massacre, y “Para vestirte hoy”, que tuvo como invitado a su autor, Lisandro Aristimuño. “Magia veneno” y el indispensable “Y lo que quiero”, en tanto, sentenciaron un show intenso. Antípoda de lo que fue en el mismo escenario, La Balsa, la actuación de Emilio del Guercio un rato antes. A pesar de que muchas leyendas del rock argentino luchan por su vigencia, el cantautor de 67 años, a través de un recital hermoso, no tuvo reparos en repasar esos himnos que le hicieron un lugar en el cénit de la música popular. Se destacaron “Fermín”, de Almendra, y “Violencia en el parque”, de Aquelarre. Separados por una de sus canciones nuevas: “Sólo por amor”.

Si La Balsa era el escenario principal, justo al frente, en el Signos, Celeste Carballo esperaba a que el líder de Catupecu Machu finalizara su interminable despedida para hacerse de un show bien arriba, que tuvo en “Me vuelvo cada día más loca” y “Blues del veraneo”, incluidos en su álbum debut de 1982, su plataforma de despegue. Mientras tanto, en el Artaud, y tras el paso por ahí del músico estadounidense Jimmy Rip y su banda, The Trip, y de La Condena de Caín, Nagual ponía a prueba su sorprendente poder de convocatoria. Para ese momento, León Gieco había anunciado en su cuenta de Twitter que no iba a ser parte del B.A. Rock. Fue un duro golpe para el festival, pues era uno de los emblemas de esta vuelta. El ídolo santafesino, cuya vacante fue ocupada por Los Pericos, no manifestó sus razones. Su nombre se suma a la lista de artistas que se bajaron de esta quinta edición. Si bien Héctor Starc y Raúl Porchetto lo hicieron por “incumplimiento de contrato”, Salta La Banca y Utopians decidieron no participar por las denuncias de acoso y abuso sexual que pesan sobre algunos de sus integrantes.

Otras deserciones notorias fueron las de Horcas y Claudio “Tano” Marcello, quienes optaron por no integrar el B.A.Rock luego de que los organizadores desafectaran de la programación a Ricardo Iorio, por la indignación que generaron las fotos del encuentro del ex Hermética con Alejandro Biondini. No obstante, el perfil tribunero que fue tomando el festival lo aprovechó Los Gardelitos, en un Artaud colmado, pero para saludar la vuelta a los escenarios de La Renga, denunciar la persecución al Indio Solari y pedir por la libertad del líder de Callejeros, Patricio Fontanet. “La música no mata”, afirmó Eli Suárez, cantante y guitarrista de una de las bandas más solventes del “rock and roll a la argentina”. Hasta le robó protagonismo a lo más sublime de la primera fecha: el encuentro entre Litto Nebbia y Pez, tándem que, en el escenario La Balsa, presentó Rodar, álbum que registró recientemente, y en el que, aparte de incluir temas que nunca salieron a la luz, revisitó el cancionero de Los Gatos. Si bien estos clásicos siguen manteniendo su espíritu original, en vivo no dejaron de sonar modernos.

Litto Nebbia junto a Pez, uno de los mejores momentos de la primera jornada en el estadio Malvinas Argentinas.

De eso dieron constancia “Rock de la mujer perdida”, “El rey lloró”, “Mujer de carbón” y hasta “La balsa”. Nebbia despidió su intervención con “una canción que le gusta mucho”, “Pato trabaja en una carnicería”, de Moris, y “Hogar”. Pese a que Alejandro Medina y Ricardo Soulé sólo tuvieron media hora, respectivamente, para mostrar su vasta obra en el Signos, fue suficiente para sacarle brillo a su chapa de héroes del rock argentino. Mientras que Las Pelotas, de vuelta en el escenario La Balsa, ofreció una lista de temas condicionada por los matices sombríos, lo que decantó en un recital caleidoscópico con puntos altos en “Desaparecidos”, “Personalmente”, “Esperando el milagro”, “Capitán América” y en una versión salvaje de “El ojo blindado”, de Sumo. Si Germán Daffunchio le dedicó su show a Bono, La Vela Puerca celebró sus 20 años sin más palabras que el arengue a “la muchachada”. Ante 10 mil personas, el grupo uruguayo supo sintetizar su pasado y presente, desde “El profeta” hasta “Canción para uno”, y advertir su futuro. Y por lo que se vio ya en la madrugada del domingo, todavía le queda camino por recorrer.

Las Pelotas y La Vela Puerca, las atracciones de la primera fecha

Por: Susana Maidana

El festival, que reúne a los rockeros de todas las generaciones, se realiza por quinta vez y después de 35 años. La banda de Germán Daffunchio y los uruguayos fueron brillaron arriba del escenario para cerrar una jornada a puro rock.

El rock argentino vivió una verdadera fiesta en el inicio del B.A. Rock, que se realizó en el estadio Malvinas Argentina, y que tuvo a Los Gardelitos, Las Pelotas y La Vela Puerca como las mayores atracciones de una jornada que reunió el pasado y el presente del rock nacional.

Con un sol radiante y una temperatura ideal, miles de personas se acercaron hasta el estadio –ubicado en el barrio porteño de La Paternal, para vivir uno de los festivales más importantes del país que reúne a ciento de bandas para hacer lo que mejor saben: rock and roll.

La Vela Puerca en el BA Rock 2017

Esta primera jornada del quinta edición del encuentro se realiza 35 años después del último B.A Rock, que reunió en 1982 rock, pop, heavy metal y electrónica, luego de la Guerra de Malvinas. Este año, los organizadores del festival montaron tres escenarios, dos al aire libre, Signos y el principal, La Balsa, y Artaud, ubicado dentro del estadio cubierto.

A primera hora de la tarde y bajo un sol radiante, Vetamadre, La Mono, Jimmy Rip and The Trip, Sick Porky, La Condena de Caín y Nagual dieron la bienvenida a quienes no querían perderse de ver ni una banda de este festival.

Cuando el sol comenzaba a caer y la luna hacía su aparición, Catupecu Machuapareció en escena y despertó los primeros pogos de la primera fecha del B.A Rock con las feroces versiones de “Perfectos cromosomas”, “Origen extremo”, “Dale!” y “Magia veneno”.

Mientras tanto, en el escenario Artaud, Los Gardelitos desataban una verdadera fiesta con miles de fanáticos que agitaron los trapos durante toda el show. Con un sonido intacto, la banda del Bajo Flores hizo delirar a sus fanáticos con su mezcla de rock y tango.

Afuera, ciento de personas disfrutaban del recital de Celeste Carballo con sus clásicos “Me vuelvo cada día más loca”, “Querido Coronel Pringles”, “A cada paso”, “Queja” y “Es la vida que me alcanza”.

Otro músico que superó todas las expectativas de la noche fue Litto Nebbia que, en compañía de Pez, sorprendió con las espléndidas versiones de “El rey lloró”, “Rock de la mujer perdida”, “Soy de cualquier lugar” y la fundacional “La balsa”.

Pero a esta jornada espectacular le faltaba la frutilla del poste: Las Pelotas y La Vela Puerca. Ya entrada la noche, la banda de Germán Daffunchio hizo delirar a unas 10.000 almas que se concentraron en el escenario principal para disfrutar de sus grandes éxitos.

“Saben”, “Desaparecido” y “Blancanieves”,fueron los temas elegidos para abrir un impecable show que contó con la participación de Fernando Ruíz Díaz (Catupecu)en “Si quisiste ver”.

Para terminar bien arriba y dejar a un público con más ganas de rock, Las Pelotas cerró su show con “Bombachitas rosas”, “Capitán América” y el bonus de “El ojo blindado”.

Ya pasada la medianoche, la banda uruguaya La Vela Puerca se subió al escenario para hacer estallar a los fanáticos que desde temprano cantaban sus canciones.

La banda liderada por Sebastián Teysera y Sebastián Cebreiro incluyó en su lista de temas clásicos como “Soldado de plomo”, “Y así vivir” y “Por la ciudad”. Lo mejor lo dejaron para el final: “Madre”, “El viejo” y “El profeta”.

Día 3-Epílogo

B.A.Rock 2017: El gran final

Las pastillas del abuelo fueron los más locales en un cierre de festival que tuvo en Utopians y Eruca Sativa dos de sus puntos más sobresalientes, y a un Fito Páez “hitero” con estreno incluído.

Joaquín Levinton en estado puro. El líder de Turf arengó y levantó al público. (Foto: Diego Waldmann)

Si en las dos primeras jornadas de la quinta edición del B.A.Rockse vivió una justa reivindicación de aquellos próceres de los años ’70 (Emilio del Guercio, Alejandro Medina, Ricardo Soulé, Vitico, Willy Quiroga), en función a los muy buenos shows que brindaron y a la respuesta del público que los vio, en el último día del festival brillaron aquellos grupos y solistas que reivindican ese sonido hard rockero de sus antecesores, con una puesta al día. Ahí estuvieron, entonces, el glam rock boogie de Carca, la dureza de Gran Martell y dos actos que merecen un análisis aparte: Utopians y Eruca Sativa.

El del B.A.Rock fue el primer show de Utopians luego de que Barbi Recanati excluyera de la formación a su guitarrista Gustavo Fiocchi, al conocerse varias acusaciones en su contra por acoso sexual a menores. Su lugar lo ocupó Lula Bertoldi, guitarrista y cantante de Eruca Sativa. Y la elección no pudo ser más atinada: con un estilo más contenido que el que desarrolla en su grupo, Bertoldi se complementó de manera perfecta con Barbi y potenciaron el sonido de Utopians, que pone al día a los Rolling Stones desde el punk rock neoyorquino de Television y Patti Smith, de quien versionaron su hit Dancing Barefoot. Eso, después de grandes tomas de Tren de la alegría yTodo lo que tengo, entre otras canciones.

Eruca Sativa en acción. El power trío fue uno de los puntos sobresalientes de la quinta edición del B.A.Rock. (Foto: Diego Waldmann)

Y en cuanto a Eruca Sativa, el power trío fue el acto más convocante dentro del gimnasio del Malvinas Argentinas de los tres días del evento, una confirmación de que su crecimiento por ahora no tiene techo a la vista. Aquí sí, Lula pudo desplegar sus dotes de guitar heroine en canciones como Almas gemelas yFuera o más allá, con un estilo que combina la tensión de Ricardo Mollo con la soltura del Josh Homme de Them Crooked Vultures. Además, invitaron a Adrián Bar, líder de Orions, para versionarHasta que salga el sol (Tocando en una banda de rock and roll), tema emblema de la edición 1982 de B.A.Rock.

Memorable. En su show, David Lebón actualizó grandes clásicos de Serú Girán. (Foto: Diego Waldmann)

Turf y Dancing Mood, por su parte, tiñieron de fiesta la tarde soleada. Los primeros con un set list plagado de hits, desde Kurt Cobain hasta Pasos al costado, con escalas en Magia blanca yLoco un poco y con un Joaquín Levinton que no paró de arengar con un brazo tapado por una manga con flecos, que terminó por descubrir un yeso producto de una fractura. En tanto, desde el escenario principal, la orquesta comandada Hugo Lobo transformó el predio en un lounge de lujo de la mano de su ska de salón y su precisión en el momento de la ejecución. Vientos que se complementan sin protagonismos egocéntricos,música que pone al oyente de buen talante sin requerir ningún otro esfuerzo que no sea el de escucharla.

En el día de su cumpleaños número 65, David Lebón brindó un concierto memorable en el escenario La balsa, al mismo tiempo que Carajo hacía de las suyas dentro del gimnasio. En buena forma, de muy buen humor, y con Dhani Ferrón en guitarra y el histórico Daniel Colombres en batería, el Ruso fue al grano, con una lista en la que prevalecieron temas de Serú Girán como Esperando nacer, Encuentro con el diablo, una versión extraordinaria de En la vereda del sol y Noche de perros, con un solo de guitarra que lo mostró con sus virtudes intactas, en lo que fue otro de los grandes regresos del B.A.Rock.

Combativo. Fito salió a escena interpelando a Buenos Aires y llenó el Malvinas de hits. (Foto: Diego Waldmann)

A juzgar por el repertorio, a su turno Fito Páez eligió mostrar su enojo con la realidad actual. El diablo en tu corazón, con su“Ey, ¿qué te pasa, Buenos Aires?”, fue el inicio de un recital en el rosarino puso de manifiesto su incomodidad con el presente local. Enseguida, Naturaleza sangre potenció la apuesta rockera, para luego, junto a Fabi Cantilo, estrenar en vivo Aleluya al sol, adelanto de su próximo disco, titulado La ciudad liberada.

La lista siguió con una sucesión de grandes éxitos, entre ellosTumbas de la gloria, A rodar la vida y Un vestido y un amor. Antes de Brillante sobre el mic, Páez le pidió al público que prendiera los teléfonos “por la gente que está sola, maltratada o desaparecida”, en una tácita alusión a Santiago Maldonado, y aprovechó la presentación de su bajista, Mariano Otero, de Avellaneda, para disparar un “parece que hubo un quilombo de gente hoy”, en referencia al acto de Cristina Fernández de Kirchner en Racing.

“Dicen que ya no soy yo, ¿y quién mierda voy a ser?”: así modificó la letra de Ciudad de pobres corazones, el punto más alto del concierto, en el que Fito, con las espaldas muy bien cuidadas por su banda, además sacó a rodar nuevo guitarrista con dotes de guitar heroe.

El cierre, seguido por unas 10 mil personas -cifra oficial-, quedó a cargo de Bersuit Vergarabat y Las Pastillas del Abuelo. En sintonía con Páez, Bersuit siguió con el tono de protesta, con un final que incluyó la vieja Se viene el estallido.

A viva voz. Bersuit Vergarabat prologó el set de Las pastillas. (Foto: Diego Waldmann)

Definitivamente los más locales de la jornada, Las Pastillas dejó más que satisfecha a esa mayoría evidenciada en banderas e incondicionalidad, con un set extenso Tantas escaleras, Inercia,Creatividad, Absolutismos, entre otros temas- y los firuletes post Sabina que ensayó su líder, Piti Fernandez, que portaba una remera de El Acertijo, el malo de la saga de Batman.

Un signo de interrogación que se traslada al futuro de B.A.Rock:un festival que debe ajustar un par de tuercas de organización, más que nada con los artistas, para sus ediciones futuras.

El que no pudo estar…

Ricardo Iorio no formó parte del B.A.Rock por su foto con Biondini

La producción del festival se hizo eco del pedido de organismos no gubernamentales

Según la producción, del B.A. Rock la decisión de bajar el show del ex líder de Almafuerte, tiene que ver directamente con la indignación que provocaron en el medio las fotos del encuentro entre el ex líder de Hermética y Alejandro Biondini, referente del nacionalista Frente Patriótico Bandera Vecinal, que reivindicó públicamente al nazismo .

La polémica reunión que se produjo el 17 de agosto, todavía sigue generando polémicas. Los organizadores del festival decidieron suspender la actuación del show “tanto para resguardo del propio artista como del público en general”.

León Gieco se bajó del B.A. Rock

El músico santafesino iba a presentarse en la segunda jornada del festival pero decidió no participar.

 

Después da la baja compulsiva que sufriera Ricardo Iorio de la quinta edición del festival B.A. Rockf, varios artistas decidieron no tocar. Tal fue el caso de Horcas y Claudio “Tano” Marciello, quienes se bajaron de la grilla en solidaridad con el ex cantante de Hermetica y Almafuerte.

Hasta el monento los organizadores del festival no dieron mayores  motivos del porqué de al baja de Gieco, pero en sus cuentas de redes sociales anunciaron que, quienes se sientan afectados por esta decisión, a partir del martes podrán canjearse las entradas en sus puntos de venta correspondientes.

Recordemos que en principio, Salta la Banca y Utopians habían sido los primeros en bajarse por las denuncias de acoso y abuso sexual que se viralizaron en las redes contra algunos de sus integrantes, mientras que Héctor Starc y Raúl Porchetto optaron por no formar parte del evento por “incumplimiento de contrato”.

Página oficial del programa de radio MALOS HASTA LOS HUESOS (MHLH). TAMBIÉN PODRÁS ESCUCHAR MHLH RADIO. Aquí podrás enterarte de las novedades del programa, de que la va el próximo programa,... podrás escuchar online y escuchar programas anteriores. También ver fotos y vídeos de lo que sucede en el estudio de Radio Comunitaria Garabato (San Marcos Sierras). La página funciona también como fuente de información Rock siendo constantemente actualizada. Te podrás comunicar enviando un mensaje a la página.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Secured By miniOrange